El bisonte americano estuvo a punto de desaparecer en el siglo XIX por su caza masiva. No solo querían su carne, sus cráneos eran machacados y usados como fertilizante

Miguel Ángel Criado

Un estudio relaciona la esperanza de vida humana con la extinción de especies. Los países más desarrollados son también los que tienen un mayor número de especies invasoras

La extinción del tigre de Tasmania, el confinamiento de los últimos bisontes americanos en reservas o las dificultades para sacar adelante al lince ibérico son manifestaciones del impacto del ser humano sobre la naturaleza. Pero ¿cuáles son los factores que convierten a un depredador en exterminador? Biólogos estadounidenses acaban de mostrar que existe una correlación entre el desarrollo humano y el incremento de la ratio de las extinciones de mamíferos y aves.

Leia o texto completo no site da Revista Materia

Anúncios