image

[Trecho da introdução] La urbanización es uno de los principales factores de origen antropogénico que ha causado la reducción de la superficie que ocupan diferentes hábitats alrededor de todo el mundo, y por lo tanto, es considerada como una amenaza para la biodiversidad (Czech y Krausman 1997).

El acto de urbanizar está relacionado con el acondicionamiento de una porción de terreno con estructuras que permiten satisfacer las necesidades de vivienda del hombre, lo que genera la sustitución de los hábitats preexistentes en el sitio (Berkowitz et al. 2003). En la actualidad, más de la mitad de la población humana mundial se concentra en zonas urbanas (Grimm et al. 2008). Ya que las ciudades representan sistemas que alteran diversos procesos naturales tanto del área que ocupan como de aquellos hábitats que las circundan, la extraordinaria demanda ambiental que ejercen los sistemas urbanos sobre el ambiente implica una seria amenaza no sólo para la conservación de la biodiversidad, sino también para el bienestar humano.

Acesse a obra