Peter Feinsinger. Ecología en Bolivia 47(1): 1-6, Abril de 2012

El ecólogo que pretende seguir una u otra versión del método hipotético deductivo propone una hipótesis de trabajo general y de ella deduce una predicción particular que, planteada debidamente, precisa “Si la hipótesis es válida y si mi estudio delimitado en el espacio y el tiempo cumple con sus precondiciones, entonces encontraré una relación tal entre Y y X.” Asimismo,  el ecólogo que pretende seguir el ciclo de la indagación (Fig. 1; Feinsinger 2004, Feinsinger et al. 2010) plantea un concepto de fondo general prendido por su observación de un fenómeno en su entorno, una inquietud particular (a menudo el concepto de fondo a escala del mismo entorno) y una bien planteada pregunta de trabajo que precisa “En el espacio tal y el periodo de tiempo tal, ¿cómo varía Y entre las unidades de respuesta i de las diferentes clases (niveles) X?” Entonces cada ecólogo diseña el estudio que mejor pruebe la predicción o mejor conteste la pregunta, respectivamente. Una vez precisado y afinado el diseño, toma los datos; luego los analiza, descubriendo las tendencias generales entre ellos y las excepciones llamativas. Ahora reflexiona sobre el significado biológico, las posibles causas y extrapolaciones e implicaciones de los hallazgos. Finalmente el ecólogo redacta un manuscrito para la tesis o para la publicación científica, consistiendo en la introducción (= planteamiento de la pregunta del ciclo de la indagación, Fig. 1), métodos, resultados (= la acción) y la discusión (= la reflexión).

Texto Completo